miércoles, 20 de junio de 2018

¿Teruel existe?

- ¡¡¡Nenaaaaaa!!! ¿está tu abuelaaaaaaaaaaaaa? - ¿Cotilla? ¿No se le olvida nada? - Ay sí ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaaaa! ¿está tu abuela? - En ese momento salía del cuarto de baño después de haberse puesto más rímel en las pestañas. Llevaba tanto que apenas podía abrir los ojos. - Te has pasado, abuela. - "¡Qué sabrás tú, boba de Coria! Tengo que mantener mi mirada exótica y lujuriosa de siempre"

- ¡Que bien que estáis las dos aquí! Mirad lo que acabo de encontrarme en la calle. - Miedo me da (dije yo) - ¡¡¡Tres pasajes de avión!!! ¡Nos vamos a Teruel! - Si los ha encontrado debe entregarlos en la Oficina de Objetos Encontrados. - Esta nieta tuya es cada vez más tonta. - "Hombre, un poco de razón sí que tiene" - ¿Ah, sí? - "Un poquito, tampoco gran cosa... pero vaya, si hay que ir a Teruel ¡se va!" - ¡¡¡Abuela!!!

- ¿Y dónde los ha encontrado? - En la calle. - ¿Se le ha caído a alguien? - Probablemente a un hombre que salía de una agencia de viajes... - ¡Lo ha visto! - Incluso lo he llamado. He dicho pichs, pichs... y no me ha echo ni caso. Así que no serían suyos. - ¿Se le han caído a él? - No lo sé... han salido del bolsillo del pantalón... - ¡Se los ha robado! - ¡Malhablada! - "¡Que cruz tenemos contigo, nena! No dice la Cotilla que se los ha encontrado pues ¡ya está! No le des más vueltas... ¿Cuándo nos vamos?" - Mañana.

Acercándome al oído de la abuela, le dije: - ¿Y qué hacemos con Pascualita? - La Cotilla que, como siempre, tenía la oreja puesta, cogió al vuelo algo de la frase. - ¡Pascual no puede venir! ¿No te da vergüenza hacer de alcahueta de tu abuela? Cómo se entere Andresito te quedas si herencia. - Y salió dando un portazo.

Decidimos que nos llevaríamos a la sirena... De repente me asaltó una duda. - Abuela ¿en Teruel hay mar? - "No lo sé. Ni siquiera sé si Teruel existe" - Como no tenga mar Pascualita tendrá un problema con el agua... - "De momento, nos vamos. Los problemas los resolveremos a medida que aparezcan" - Preparamos chinchón on the rocks y brindamos ¡Teruel, allá vamos!


martes, 19 de junio de 2018

La nieta se declar ecologista.

He soñado que era domingo y me he despertado con la sonrisa puesta. Y así he seguido mientras esperaba la llegada de la abuela con las ensaimadas domingueras. Pero no ocurrió nada. Y tuve uno de mis soliloquios con Pascualita y Pepe como oyentes o escuchantes.

La sirena se llegó a impacientar al ver su taza vacía de cola cao y ni corta ni perezosa, saltó dentro de ella como si estuviera llena. El golpe que se dio sonó hueco y me dio la risa. Creo que Pepe, si pudiera pensar, también se hubiese reído ¡menudo coscorrón se dio la medio sardina! - ¡Muy bien! repite el salto y te haré una foto (la jaleé yo)

Entonces se armó la de San Quintín. Pascualita saltó hacia mi con la dentadura de tiburón por delante. Yo corrí como si me fuera la vida en ello mientras, con la mano me retiraba las lágrimas de risa que no dejaban de aflorar a mis ojos.

 - ¡Tonta, más que tontaaaaaaaaaaaaa! ¡No me cogeeees! jajajajajajaja - De repente. la puerta de la calle se abrió y sonó el clásico - ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! ¿Qué pasa aquí? ¿quién es tonta? - No va con usted, Cotilla - Dije poniéndome firmes ante la vecina inoportuna. Mientras, por el rabillo del ojo veía acercarse, reptando sobre las baldosas, a Pascualita.

Estaba en un aprieto. La Cotilla no podía, ni debía, ver a la sirena. No tenía tiempo que planear nada. Cogí mi pañuelo del bolsillo, envolví, rápidamente, a Pascualita en él. Entonces volteé, con garbo y salero, ese pequeño paquetito y lo lancé muy lejos de mi, yendo a parar al interior del acuario.

- ¿Qué tiras, boba de Coria? No ves que vas a contaminar ese agua y se morirán las algas. Necesitas cursillos acelerados de ecologismo. - No es nada malo, no se preocupe. Yo también se reciclar. - No me hagas reír ¿Qué vas a saber tu, alma cándida? A ver ¿en que contenedor va el papel?

- Muy fácil, en el que hay más.

lunes, 18 de junio de 2018

El canario ya está en la jaula.

- Aún no sé cómo se me ocurrió hablar de la sirena y sobre todo, enseñarle un dibujo de ella, a la Cotilla. Será porque ya estoy harta de andar escondiéndola. ¿Quién nos va a quitar a ese bicho si lo descubren? es feísima y tiene un genio endiablado, por no decir que hay que estar siempre pendiente de tener agua de mar en casa porque no se le puede llenar el acuario de agua dulce. Se moriría.

- Me extraña porque dicen que bicho malo nunca muere. Cómo me fastidie mucho, el día menos pensado, hago una prueba.

Todo esto se lo estaba contando a Pepe el jivarizado mientras me ponía un trapo mojado sobre la frente donde me había salido un chichón digno de ser llevado a un concurso. Y hubiese ganado. ¡La de rebotes que dió mi cabeza gracias al pescozon de la abuela. esta mujer cada día tiene más energía. Creo que cumple años al revés.

Pascualita dormía flotando, lánguidamente, muy cerca de las algas del fondo del acuario. Y no quise despertarla. Me dolía demasiado la cabeza para bregar con la sirena si se levantara de mal humor.

En estos casos prefiero hablar con Pepe. Desde que el pobre hombre... (nunca he tenido muy claro cuál es su sexo porque también lo perdió junto con el resto de su cuerpo , cuando le cortaron la cabeza) fue decapitado y reducido al tamaño de un llavero, no opina, ni discute, ni ná de ná. Pero escucha. Y no se mueve. Ni me tira agua envenenada a los ojos. Ni muerde como la sirena pensando que es un tiburón.. En fin, que en Pepe tengo un amigo. En cambio, con Pascualita... nunca se sabe.

- ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaaa! El ex duque enPALMAdo ya está en la jaula. - Será el gallo del gallinero... - He encontrado a Andresito en la calle y dice que irá a hacerle una visita para que no se encuentre tan solo. Tu abuela le acompañará. - ¿También irá a ver al ex jugador de balonmano? - Sí. Para sacarle algunas fotos y venderlas a la prensa ¡Se va a forrar la tía! - ¿Y usted se queda tan pancha? - Somos socias, boba de Coria. Los novios me los quitó pero la pela es la pela.

domingo, 17 de junio de 2018

La línea roja.

El Alcalde ha dicho que como tire a la calle una gota de agua de más, me va a dar p´al pelo. Y me he quedado que no sé que me ha querido decir... ¿Se tratará de algo sexual? Si fuera así, seguiría regando el balcón porque no es moco de pavo tener un bisnieto con el Alcalde. Y quién sabe si ese niño saldría al padre y con el tiempo, heredaría la Alcaldía de Palma.

Ya sé que es una tontería entablar conversaciones sesudas con Pascualita y Pepe pero me da no sé qué hablarle a una pared que, para el caso, es lo mismo pero por lo menos imagino que me están escuchando.

Pascualita me miraba con sus ojos de pez, saltones e inexpresivos. De repente y sin venir a cuento, ha saltado sobre Pepe y le ha arreado tal bocado que ha vuelto a dejarlo sin nariz. Menos mal que la abuela es una buena restauradora y se la ha arreglado miles de veces. Eso sí, nunca le queda igual y el pobre Pepe, que ya llegó a mi casa hecho un desastre: sin cuerpo, sin lengua, con los ojos y la boca cosidos, ya no se parece al que fue y cada vez nos es más difícil identificar rasgos conocidos o por lo menos, europeos. Ya no podemos saber si fue indígena o no, mujer u hombre... Tendríamos que buscar su ADN pero no me da mi sueldo para tantas alegrías y a la abuela se la sopla que haya sido Pepe en el pasado.

- ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaaa! Vengo de hablar con el cura de una de las parroquias que "límpio"
 y pedirle que celebre una misa por el pobre Urdangarín. Ha dicho que si no le queda otra, lo hará... pero no gratis. Tengo que pagar una tarifa ¿Te lo puedes creer? - Que la pague el ex duque. - ¡Eso mismo me ha dicho el cura! ¿No tiene dinero? Pues que pague él.

- ¿Con quién hablabas cuando he entrado, boba de Coria? - Con una medio sardina (no quise mentir a la Cotilla y le enseñé un dibujo que había hecho de la sirena) - ¡Jesús, que cosa más fea! (y puso cara de asco) Parece... una sirena ¿fea? ¡Estás tonta! Las sirenas son bellísimas.

Iba a iniciar una discusión con la Cotilla cuando la abuela entró en casa. Al ver el dibujo que tenía la vecina en las manos se acercó a mi de improviso y me dio tal pescozón que mi cabeza rebotó, los menos diez veces, contra la pared de la cocina. Yo había traspasado una línea roja con respecto al pacto de silencio sobre Pascualita...

sábado, 16 de junio de 2018

Pura envidia.

Que envidiosa es la gente. Ahora resulta que me critican porque tengo las macetas más guapas del barrio y hay quien no lo puede consentir. Una de ellas es la Cotilla. Aprovecha cualquier oportunidad cuando llega a MI CASA para ponerme a caldo.

Naturalmente, no le hago ni caso. - ¡Mire, Cotilla. Lo que usted me dice me entra por éste oído y me sale por el otro! - Esto sí que le da rabia ¡pues más se lo digo!

Es algo que he comentado varias veces con Pascualita y Pepe y no es que me hayan dado la razón pero tampoco me la han quitado, de  modo que si los de casa no se quejan, los demás ¡allá ellos!

El concierto de pitos me anunció la llegada del rolls royce de los abuelitos. Es más, los vi llegar y aparcar mal como de costumbre, porque en ese momento estaba yo asomada al balcón que, dicho sea de paso, parece un vergel.

Lo he llenado de macetas de flores multicolores. Es una alegría para la vista. Y las abejas lo agradecen. Al principio vinieron una o dos, timidamente, pero han ido cogiendo confianza y cada vez son más las que vienen a cargar sus patitas de polen. Se me ensancha el corazón al verlas. Tan chiquititas y tan laboriosas...

- "¿Se puede saber qué haces, boba de Coria?" - ¡Hola, abuelitos! - "¡Cierra el balcón de una puñetera vez! ¡Nos has puesto chorreando con la manía que te ha entrado de regar las plantas con manguera! ¡Es como si tuvieses las cataratas del Niágara en tu casa! ¿No se han quejado las vecinas?" - Sí, pero es pura envidia. - "¡Y llama a los bomberos que se te ha puesto un enjambre de abejas bajo el balcón!"

- ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaaaaaa! ¡Llamad a una ambulancia! ¡Me ha atacado un enjambre! - Eso es porque usted las maltrata ¡A mi no me pican! - ¡Ni sangre tiene tu nieta! ¡¡¡AAAAAAAAAAAAYYYYYYY!!!

En poco tiempo se juntaron en casa los bomberos, Bedulio y unas ambulancias porque, a parte de la Cotilla, hubo más gente atacada por los aguijones de las abejas. Ante tal despliegue de medios, me cambié de ropa, peiné y pinté por si salía en las noticias de la tele. Además, entre tanta gente bien pudiera estar el futuro padre del bisnieto de mi abuela

viernes, 15 de junio de 2018

El dragón.

- Ha llegado el calor... relativamente, porque cualquiera sabe si piensa quedarse a pasar el verano aquí o vuelve a las andadas y vuelve a refrescar. El caso es que con el calor vienen los bichos. Esto es así desde que el mundo es mundo, que digo yo que para qué conservar estas tontas "tradiciones" A mi no me hacen falta los mosquitos para nada, por ejemplo. Aunque a los pájaros sí...

- "¡Para ya de tanto rollo, boba de Coria! Eres agónica. ¿A dónde quieres llegar a parar?" - A los dragones... - "Me lo veía venir" - ¿Por qué regla de tres aparecen estos bichos antidiluvianos en nuestras casas? ¿Por qué no puedo mover una maceta sin sufrír el desasosiego de ver correr a esos bichos repelentes? ...

- "Las quejas no me las des a mi sino al Maestro Armero" - ¿Y quién es? - "El que creó el mundo en seis días" - O sea... ¿EL? - "Exacto" - Pues... tendría que decirle cuatro cosas... - "Espero que EL tenga más paciencia que yo o te fulminará con un rayo" - ¿No acepta críticas a su trabajo? Vaya, se ve que no tiene abuela. - "Exacto. No la tiene."

- Ha entrado un dragón en casa. Hace calor, tenía la ventana abierta y ¡se ha colado uno! Lo he visto correr... ¡hiiiiiiiiiiiiiiii! ¡Se me ponen los pelos de punta solo de pensarlo! No sabía qué hacer, pero he soltado un suspiro de alivio cuando ha ido derecho hacia el acuario. Con un poco de suerte Pascualita se lo merendará. ¡Claro que no quiero verlo Aaaaaaaaaaaaaaag!

"Eso es lo que te gusta. Que los demás te saquemos las castañas del fuego... ¿Y qué ha pasado?" - Pascualita lo ha visto y ha subido, suavemente, hasta la superficie. Con movimientos pausados de cazadora, se ha acercado al borde del acuario. Los dos bichos se han examinado y ambos se han asustado al verse ¡No me extraña porque son más feos que Picio!

Se miraban de reojo. La sirena ha tocado al dragón con la mano y él se ha acercado más. Yo pensaba ¡ahora se lo comerá! Y cerraba los ojos para no ver la carnicería de vísceras y sangre que se avecinaba pero no pasaba nada. Acabé cansándome de esperar y me serví unas cuantas copas de chinchón para estar entretenida.

Cuando volví con la botella y la copa en las manos, Pascualita y el dragón se sobaban a base de bien - ¡Eeeeeh, no quiero pornografía en mi casa! (les grité) - Pero ellos iban a lo suyo. - "¿Por qué no puedes dejar que la gente viva en paz?" - ¿Gente? ¡son bichos! - "Mejor me lo pones ¡Déjalos, reprimida de las narices!... ¿Qué pasó al final?" - Pues... no lo sé porque, entre el calorcito del día y el del chinchón, me quedé dormida como un ceporro y al despertar, unas cuantas horas después, el dragón no estaba y Pascualita descansaba sobre el banco de arena del acuario... - "¡No eres más tonta porque no te entrenas"!




jueves, 14 de junio de 2018

Cinco años de cárcel... ¿cinco años?

Ayer, en Palma, había un hombre feliz, Blas el Parado.Y todo porque el ex duque enPALMAdo, su socio Torres y Jaume Matas, tuvieron que venir a la Audiencia de Palma a recoger la orden de entrar en prisión.

En la calle, un montón de periodistas de prensa, radio y televisión, aguardaban impacientes y hambrientos que llegara "la celebridad" Mientras Blas el Parado corría hacia allí cargado con un gran taperware lleno de croquetas, recién hechas, de la abuela.

Y se las quitaron de las manos en un santiamén. De modo que volvió a por más varias veces y yo tuve que quedarme en casa para abrirle la puerta en cada ocasión. Al final de la mañana estaba agotado y con los bolsillos llenos de euros.

La abuela me llamó: - "¡Que no me entere yo de que le has cobrado comisión a Blas el Parado o el día de mañana, te quedaras sin la Torre del Paseo Marítimo!" - No hay nada que me de más rabia que venga ella a desbaratar mis planes

- ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaa! - He visto jaleo delante de la Audiencia de Palma... - Viene Urdangarín a recoger la órden de entrar en prisión... -  ¡Corre, saca las croquetas de tu abuela!... Los periodistas son muy aficionados... - Se las ha llevado Blas el Parado. - ¡¿Cómoooooooooo?! - En un taper... - ¿Qué cómo puede ser tan rápido el jodío? - ¿Por que pasa penurias?

No probé ni una croqueta. Y eso que me aparté unas cuantas para comerlas al mediodía... Al ir a por ellas ¡habían desaparecido! - Pero... pero... - Me pareció que Pepe se había movido en su estante. - ¡¿No me digas que has sido tú, mosquita muerta?! - No me contestó. Le di diez minutos de cortesía para que lo hiciera pero no los aprovechó. Ya iba a tirarlo a la basura cuando, de reojo, vi una sombra que se arrastraba por el suelo de la cocina. Grité como una condenada - ¡¡¡UNA RATAAAAAAAA!!!

Inmediatamente, el grito se reprodujo en todos los pisos de la finca. Poco después llegaron los bomberos a los que alguien llamó: - ¿Dónde está el fuego, señora? (Me preguntó uno al que el uniforme le caía de maravilla): - No hay. - ¿Está de guasa?

Una vecina se sumó a la conversación: - ¡Les he llamado yo! ¡¡¡HAY UNA RATAAAAAAAA!!! - Y toda la escalera reprodujo el grito. - Escuché a un bombero decirle a un compañero - Cuando reciban nuestra factura habrá que oírlas.

Cerré la puerta. Tenía una cuenta pendiente con Pascualita. Ella se había comido las croquetas... Ella era "la rata"